Vox denuncia el «falso socialismo» de Jesús Ros

0 257

 Los totalitarios modernos usan la propaganda para perpetuarse en el poder. Tratan de descalificar al que disiente mediante una etiqueta que les proporciona inmunidad crítica: ultraderecha, fascista, populista…Sin embargo, “ver la paja en ojo ajeno y no ver la viga en el propio” cobra una increíble relevancia a la vista de las actuaciones socialistas. Hace mucho tiempo que el PSOE perdió sus siglas, probablemente en la era Zapatero; si bien, este hecho se ha consolidado ante la nefasta gestión del actual Presidente Sánchez. Al Partido Socialista Obrero Español, le queda únicamente la P de partido; el resto lo repudió el día que aseguró su sillón firmando con los separatistas y los herederos de ETA.

El PSOE ignora la verdad, como el PSOE de Torrent, donde la única verdad, es la suya. En el peor año vivido en lo que llevamos de siglo, el gobierno de Torrent ha centrado sus actuaciones en inversiones “sospechosamente” sostenibles, en políticas de “des-igualdad”, en el fomento del uso de un valenciano totalmente ajeno a nosotros, en inyectar capital para reflotar entes deficitarios, en sacar adelante una utópica Agenda 2030, en destinar presupuesto a organizaciones internacionales o en poner a su exclusiva disposición el gabinete de prensa …entre otras cuestionadas acciones; mientras las empresas y la hostelería se desangran, el empleo se dispara y las colas en las puertas de los puntos de alimentos destapan una realidad incontestable, la verdadera, no la que el PSOE pretende hacernos creer.

El actual equipo de gobierno de Torrent sitúa su foco de atención en inversiones de desconocida utilidad, como la compra, obras de sostenimiento de ruinas y de rehabilitación del Palacete Giner-Cortina (más de 2 millones de euros), la adquisición del Cine Cervantes (678.000 euros) o el edificio de la Malagueña (698.000 euros), compras que traen consigo grandes desembolsos económicos posteriores y que, sin duda, veremos en los próximos meses. Mientras todo esto sucede, las prioridades de la ciudad de Torrent quedan relegadas a un segundo plano; como atender las reivindicaciones del polígono Más del Jutge, relanzar el Toll L´Alberca o el C.C. Las Américas, ayudar a las pymes y a la hostelería, incrementar la seguridad ciudadana, mejorar las políticas de empleo o devolverle la calidad de vida al torrentino, calidad que se ha visto afectada, en toda su extensión, desde el decreto del ya reconocido inconstitucional estado de alarma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies