5 cosas que te gustaría saber sobre la readaptación deportiva después de una lesión del ligamento cruzado anterior

0 393

La readaptación es imprescindible para volver a sentirse deportista.

Cuando una persona se lesiona el ligamento cruzado anterior de la rodilla sabe que la recuperación es larga, pero quizá no sepa que esta se divide en diferentes fases y que la rehabilitación, la más conocida y donde la persona es más dependiente, es solo la primera de ellas. 

La readaptación deportiva no es tan conocidafuera del deporte profesional, pero es clave para volver a sentirse deportista y además disminuir el riesgo de que se vuelva a producir una lesión, tanto de la rodilla operada como de la contralateral. 

1- CAMINO DE VUELTA AL DEPORTE:

Tras salir del quirófano donde se ha reparado el ligamento cruzado anterior gracias a una plastia de tendón, la persona empieza rehabilitación, normalmente en el mismo hospital. 

Sin embargo, si la persona quiere volver a realizar deporte, es decir, el 99,9% de las personas que deciden operarse, continuar el proceso de recuperación con la readaptación deportiva es fundamental para evitar recaídas y no suele trabajarse en el sistema público de salud.

2- PROFESIONALES CUALIFICADOS:

Trabajar con el profesional cualificado adecuado debería de ser lo primero a tener en cuenta. 

Según Lalín, 2008: “La responsabilidad de reestablecer, desarrollar, mejorar y/o mantener la salud deportiva del deportista recae en todos aquellos profesionalesdedicados a la actividad física, el deporte y la salud“. (Lalín, C., 2008).

En España, la competencia en esta área está compartida por los Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y los Fisioterapeutas, ambos con formación específica en Readaptación Deportiva.

 3- DESDE EL DÍA 1 A LA VUELTA AL DEPORTE:

Aunque lo frecuente es que la persona busque un lugar donde seguir con la readaptación después de tener el alta de rehabilitación en el hospital, en realidad la readaptación está superpuesta con la fase de rehabilitación. 

El motivo es que otro de sus objetivos es mantener las capacidades físicas básicas para la práctica del deporte que realice la persona. Por ejemplo, preescribir sesiones de natación en el primer mes de cirugía, es una de las herramientas utilizadas frecuentemente para entrenar la resistencia cardiovascular.

 4- RE-APRENDER A CORRER, SALTAR Y CAMBIAR DE DIRECCIÓN: 

Volver a automatizar patrones de movimiento deportivo como son correr, saltar a una pierna o cambiar de dirección son las piezas claves en esta fase.

Para ello, se analiza el gesto técnico del deportista y aspectos tácticos que condicionan su movimiento, como modelo de juego o posición de los jugadores.

5- VOLVER A SENTIRSE DEPORTISTA Y CON MENOS RIESGOS DE LESIÓN:

Un objetivo muy importante de esta fase es reducir los factores de riesgo de lesión mediante la evaluación, supervisión y gestión estricta de las cargas de trabajo.

Por otra parte, proporcionar al deportista todos los gestos deportivos que le permitan trabajar el miedo de volver a lesionarse, es fundamental para que pueda volver a sentirse deportista y le permita disfrutar de su deporte. 

Y tu, ¿has vuelto a sentirte deportista después de lesionarte el ligamento cruzado anterior? 

María Herrero Herrero

Fisioterapeuta (n.col. 2538), Readaptadora y Lic. en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

EFiR_Estudi de Fisioteràpia i Rendiment (Nº.Lic.Sanitaria18268)

C/Pedralba 98b, Benaguacil

www.efircv.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies