periódico de Torrent online

Más de 1,3 millones de firmas recogidas para que no se derogue la prisión permanente revisable

La prisión permanente revisable es la máxima pena privativa de libertad del Código Penal de España. Fue aprobada en el Congreso de los Diputados el 26 de marzo de 2015, como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana, con el único apoyo del Partido Popular y en el contexto del Pacto antiyihadista.

La pena de prisión permanente revisable puede ser impuesta únicamente en supuestos de excepcional gravedad (asesinatos especialmente graves como recientemente se pide para el asesino de Diana Quer, homicidio del jefe del Estado o de su heredero, de jefes de Estado extranjeros y en los supuestos más graves de genocidio o de crímenes de lesa humanidad) en los que esté justificada la imposición de una prisión permanente, si bien sujeta a revisión: tras el cumplimiento íntegro de una parte relevante de la condena, cuya duración depende de la cantidad de delitos cometidos y de su naturaleza, el penado puede obtener una libertad condicionada al cumplimiento de ciertas exigencias, en particular, la no comisión de nuevos delitos.

El PNV tramitó en octubre una proposición de ley para derogar la prisión permanente revisable que fue apoyada por el PSOE, Podemos, Compromís o Bildu. Cs el partido de Albert Rivera se abstuvo y solo el Partido Popular, quien creó esta pena, votó en contra de la derogación de la ley.

Firmas en apoyo a la prisión permanente revisable

Hace cinco días, se registró una petición en la plataforma Change.org por Juan Carlos Quer, el padre de la joven madrileña Diana Quer, junto a las familias de Marta del Castillo, Mari Luz Cortés, Ruth y José y Candela y Amaia, para pedir al Congreso de los Diputados que no apruebe la proposición de ley de derogación de la prisión permanente revisable, ha alcanzado ya más de 1.3436.000 firmas.

 

Carta de las familias

NO a la derogación de la Prisión Permanente Revisable

Ojalá pudiéramos volver atrás y evitar los trágicos asesinatos de nuestros hijos, pero la dura realidad es que tan solo puede llegar a reconfortarnos un objetivo que queremos compartir contigo y para el que pedimos tu valiosa ayuda.

Se trata de evitar que se derogue la prisión permanente revisable, una pena excepcional contemplada para casos de extrema gravedad, como por ejemplo el asesinato de menores. Para que así, el legado de la vida de Marta, Diana, Mari Luz, Candela, Amaia, Ruth y José sirva para construir –con vuestro apoyo– una sociedad más segura, más justa y más solidaria.

Las cinco familias, ajenas a cualquier ideología política, nos hemos unido en esta gran lucha con la esperanza de evitar que se vulneren los derechos más elementales del ser humano y que otras familias tengan que vivir nuestro calvario. Por eso, hoy más que nunca, necesitamos tu firma en esta petición.

La encuesta realizada por GAD3 para el diario ABC, publicada el 17 de enero de 2018, indica que ocho de cada diez españoles son partidarios de la prisión permanente revisable para los crímenes excepcionalmente graves.

Para poder entender con mayor fundamento nuestra petición tenemos que remontarnos al 4 de octubre de 2017, día en el que el Congreso de los Diputados daba luz verde a una iniciativa para pedir al Gobierno la derogación de la prisión permanente revisable, que fue incorporada al ordenamiento jurídico en 2015. Ahora esa proposición se encuentra en la Comisión de Justicia del Congreso para su debate. Aún estamos a tiempo de conseguir que no se derogue.

Antes de 2015, el tiempo máximo que un condenado podía estar en la cárcel era de 40 años. Sin embargo, muy rara vez se cumple esa condena. Hay demasiados casos en los que un violador o un asesino sale de la cárcel y vuelve a cometer crímenes.

Con la entrada en vigor de la prisión permanente revisable, la situación del preso se puede revisar a partir de los 25 años del cumplimiento de la condena, y reinsertarse en la sociedad si cumple las exigencias de su rehabilitación. Es decir, con esta pena no se renuncia – como algunos creen– a la reinserción del condenado. Países como Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Bélgica, Austria o Suiza disponen de una pena similar a la que ahora quieren eliminar en nuestro país.

Es allí, al Congreso de los Diputados, donde nos dirigimos quienes firmamos esta petición para evitar que esta ley sea derogada.

Quienes firmamos esta petición pedimos a nuestros representantes políticos que no deroguen la Prisión Permanente Revisable.

Tu protección es nuestra lucha. Por una sociedad más segura, más justa y más solidaria.

También podría gustarte

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies