Finalizan las fiestas en honor de Ntra. Sra. del Buen Consejo

0 857

La parroquia del Buen Consejo de Torrent ha puesto punto y final, hasta el año que viene, a las celebraciones en honor a su patrona. Se trata de una celebración religiosa y popular que no deja de crecer año tras año en fervor y devoción. El domingo 3 de junio fue el día grande de las fiestas. La jornada comenzó con un volteo de campanas seguido del rosario de la Aurora a partir de las 7:00 horas. Tras recorrer las calles de alrededor de la parroquia con los rezos, las clavariesas ofrecerán el tradicional desayuno a los participantes. A las 12 del mediodía se ofició una Santa Misa cantada por el Coro de Monte-Sión. Ya por la tarde, arrancó a partir de las 20:00 horas una procesión que siguió el recorrido de costumbre. A continuación se cantó el himno a la Virgen, se proclamaron las clavariesas del año próximo y se sorteó un cuadro entre los miembros presentes de la Pía Unión. Un castillo de fuegos artificiales culminó la jornada de fiesta grande.

Las fiestas parroquiales dedicadas a Nuestra Señora del Buen Consejo comenzaron a festejarse el 26 de abril con una fiesta litúrgica en honor a la patrona que se celebró con un rosario meditado y una Santa Misa con ofrenda floral. Un mes después, el 26 de mayo, se organizó una jornada de paellas en la barriada (C/Valencia-Xenillet y parroquia) a la que acudieron vecinos, amigos y grupos vinculados a la parroquia. El 29 de mayo se celebró el aniversario de la dedicación del templo parroquial con la Exposición del Santísimo y una Santa Misa. Del 30 de mayo al 1 de junio se celebró un triduo que durante los tres días contó con el rezo del rosario y el ejercicio del triduo mismo.

Para finalizar el programa de actos organizado por la Comisión de Fiestas de la parroquia de Nuestra Señora del Buen Consejo, hoy 4 de junio se oficiará una misa en sufragio de los miembros difuntos de la Pía Unión.

Una devoción que se perpetúa desde 1911

A finales del siglo XIX surgen en la iglesia de Torrent escuelas dominicales desarrolladas por seglares con el propósito de cubrir primeras necesidades y educar  en la fe a los niños. En 1906 se construyó la primera sede cuyo altar mayor estaba presidido por la Virgen del Buen Pastor, gracias al esfuerzo de los catequistas y miembros de la junta que recogieron donativos. Posteriormente, la junta decidió por sorteo el nombre de centro, que debía estar bajo la protección de la Virgen María. Curiosamente, el sorteo se repitió tres veces y en las tres salió el nombre de “Madre del Buen Consejo”.

Ante esta rotundidad, en 1911 se encarga a José Vicente Pastor realizar en madera un torno con dos ángeles y un relicario en forma de cuadro, decorado en oro fino, además de su correspondiente anda con sus faroles respectivos. J. Carlos Gioner Andreu, tío del reverendo siguiendo el modelo de Genazzano, pinta la imagen de la Virgen. Desde entonces, se celebra la festividad de Nuestra Señora del Buen Consejo, con la bajada de la virgen el 18 de abril.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies